Virus ebola lo que nos interesa saber

0
664

Se conoce de la existencia del  Virus Ébola desde  1976, cuando aparece por primera vez en la República Democrática del Congo y Sudán.  No se sabe a ciencia cierta su origen, pero las pruebas científicas disponibles apuntan a que los murciélagos frugívoros son sus huéspedes más probables.

 

 

Siempre se consideró que era una enfermedad que se desarrollaría en el continente africano y parecía  muy lejana la probabilidad de contar con casos en fuera del continente.

El 8 de agosto la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró como “Evento de Salud Pública de Importancia Internacional” la situación de la enfermedad por virus Ébola en la Región de África subsahariana occidental. Esto significa que el brote de esta enfermedad tiene riesgo de propagarse a otros países y afectar la salud pública, y que se requiere de coordinación internacional para controlar esta propagación.

El Ébola es una enfermedad grave y con frecuencia letal cuya tasa de mortalidad puede llegar al 90%. La enfermedad afecta a personas y a primates no humanos (monos, gorilas y chimpancés). La  principal sintomatología comienza con la aparición súbita de fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza y de garganta, acompañado posteriormente de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas y alteraciones en la función  renal y hepática, llegando en casos extremos a  hemorragias internas y externas.

El Ébola se transmite en las personas que han estado en contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados (chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, monos, antílopes y puercoespines encontrados muertos o enfermos) en zonas selváticas africanas. El virus del Ébola puede propagarse en la comunidad de persona a persona cuando hay contacto directo (a través de membranas mucosas o heridas abiertas en la piel) con la sangre u otras secreciones corporales (heces, orina, saliva, semen) de personas infectadas. También puede producirse infección cuando las heridas abiertas en la piel o las membranas mucosas de una persona sana entran en contacto con entornos contaminados por los líquidos infecciosos de un paciente con el virus del Ébola, como prendas de vestir o ropa de cama sucias o agujas usadas.

Los pacientes son contagiosos mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones. El periodo de incubación – intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas- oscila entre 2 y 21 días.

La infección por el virus del Ébola sólo puede diagnosticarse definitivamente mediante pruebas de laboratorio.

 

Fuente : Marcela Alvial Soto Directora de Escuela de Enfermería

Santo Tomás Puerto Montt

edicion698