Jueves 18 Enero, 2018 | Publicado a las 0:36 · Actualizado a las 0:41

Columna: UNA GRAN SEÑAL DE “Fair Play” DEL PRESIDENTE PIÑERA.

Imagen5 (1)

Por: Juan Pablo Ahumada (Analista y Estratega Político de Chile Vamos).

El predominio del dialogo y cooperación en traspaso del Gobierno ha sido una buena señal republicana. Las reuniones bilaterales del Presidente Piñera, aparte de ser una buena idea, dan señal de una coalición política de derecha más madura, porque exponen un espíritu de cooperación, donde demuestran que CHILE VAMOS se mueve a un espacio de consenso sociopolítico. De hecho me atrevería a decir que el modelo de instalación del Presidente Piñera contrasta de forma notoria con la de Bachelet en 2014, cuando su círculo cercano (los mismos de siempre), prefirieron sustituir de manera categórica y brusca a los ministros salientes, con una retroexcavadora política, propuesta por el Senador Quintana, donde claramente se priorizó de forma altanera, el denominado “Reemplazo” por sobre la ideología republicana de renovación política. Esto es una buena enseñanza para la Nueva Mayoría.

Es importante decir también, que en este periodo de traspaso de Gobierno se aprecia una pérdida de dinamismo, lo que delata aparentemente un desgaste general de la Nueva Mayoría, eso incluye por supuesto un agotamiento visible de representatividad de todos sus partidos políticos. Se trata de una pérdida neta de alrededor de un 10 – 14% de votación,  prácticamente un millón de votos perdidos que se vieron reflejados el 17D. Obviamente todo eso unido a lo electoral, se ha venido incubando un relativo desgaste de la solidaridad colectiva de su conglomerado.

Por otra parte, el crecimiento de apoyo de la ciudadanía con el Presidente Piñera, trasciende por varias razones: su buen Programa de Gobierno, la madurez política del sector y sobre todo por su promesa de no tocar la gratuidad universitaria, e incluso ampliarla en algunos casos, y lógicamente también influye su sugerencia de evaluar una AFP Estatal. En síntesis, por el momento pareciera que el Presidente Piñera, de la mano con CHILE VAMOS, tienen la capacidad de iniciativa, innovación y cambios respecto a lo que se puede hacer en estos cuatro años, tanto en ámbitos globales como sectoriales y regionales. Las expectativas son altas y será necesario dar señales de mejoría en los servicios públicos en el corto plazo.

Y como dijo el Presidente Piñera: “Los desafíos que tiene Chile en los días venideros son muchos y desafiantes en muchas áreas; una es la capacidad de crecer, crear empleos y la productividad, con un objetivo simple –mejorar la calidad de vida de las personas-”. Los primeros cien días serán claves. Es así que el nuevo ciclo de gestión de CHILE VAMOS deberá impulsar esquemática y políticamente la reestructuración de todos los servicios públicos. Básicamente esta orientación política del Presidente Piñera sostiene que lo fundamental es afirmar los pilares del desarrollo social y económico del país. Salud, previsión social y educación serán centrales para el gobierno y ya existe una batería de prioridades en gestión y en proyectos legislativos para los primeros meses. Así será su primera cruzada.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Deportivo