Cómo volver al trabajo y no fracasar en el intento

0
176

El fin de las vacaciones plantea un escenario complicado para todos, pero siguiendo algunos consejos se le puede hacer frente y así rendir al máximo en el lugar de trabajo.

Retomar la rutina laboral tras las vacaciones puede ser un trago difícil de digerir, pero siguiendo una serie de consejos, lo traumático puede transformarse en una oportunidad para retomar las responsabilidades del empleo de la mejor manera.

Néstor Milano, director ejecutivo de Laborum.com, recomienda que hay que enfrentar este proceso con optimismo, ya que “de esa forma tendremos una actitud proactiva frente a los desafíos en nuestro lugar de trabajo. Si modificamos nuestra mentalidad lograremos ver los aspectos positivos del retorno a la rutina, como el reencuentro con los compañeros, el sentirnos útiles en la sociedad y el reconocimiento a nuestra labor en la organización”.

Como una forma de colaborar en la transición del período de descanso al retorno a la oficina, el portal de trabajo elaboró un listado con valiosos tips.

1- Retorno programado: No es recomendable volver de un viaje el día previo a la reincorporación al trabajo. Reserva un par de días a modo de transición para resolver tareas domésticas, como compras, aseo, orden, reparaciones, etc., los cuales también pueden servir para aprovechar de realizar trámites o hacer alguna visita a parientes o amigos.

2- Días estratégicos: Otra medida que puede ayudar a minimizar el impacto del retorno a la rutina es reincorporarse un miércoles o jueves. La cercanía del fin de semana hará que la carga laboral sea menos pesada respecto a si volvemos un lunes, con cinco días de trabajo seguidos por delante.

3- Ponte al día: Programa una reunión con tu equipo de trabajo y, especialmente, con quien te reemplazó durante tu período de descanso. Esto permitirá contextualizar las gestiones realizadas y avanzar más rápidamente en la revisión de los correos que te pueden haber llegado.

4- Vacaciones todo el año: Si consideramos que nuestro tiempo de descanso se circunscribe a solo dos semanas, el resto del año se nos puede hacer eterno. Las vacaciones te pueden impulsar a programar actividades recreativas que logren la desconexión del trabajo. Deporte, lectura o manualidades son algunas alternativas que se pueden realizar diariamente y permiten sobrellevar la carga laboral.

5- Vida sana: Aprovecha el empujón provocado por el reciente descanso para replantear tus hábitos. Intenta mejorar tu dieta, dormir 8 horas diarias y practicar algún ejercicio para desempeñarte con vitalidad.

6- Paso a paso: Es probable que tras un par de semanas afuera, se acumulen tareas pendientes, correos y llamadas. Intentar resolver todo en el primer día provoca estrés, por lo que se recomienda priorizar las tareas en orden de importancia y plantear metas realistas para los días posteriores.

7- Cambia tu espacio de trabajo: Una buena manera de renovarse mentalmente consiste en readecuar el entorno de trabajo. Si es posible, puedes cambiar la orientación de tu puesto de trabajo para tener una nueva perspectiva, adornarlo con nuevos elementos y sacar las cosas que consideras innecesarias.

edicion: 1283

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here