Beca Junaeb: Adiós a la comida chatarra

0
227

Luego que la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) determinara que no se podrá usa la Beca de Alimentación en la adquisición de “comida chatarra”, especialista de la carrera de Nutrición y Dietética de la U. San Sebastián, entrega recomendaciones para una buena alimentación en los universitarios.

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud, el 25% de la población tiene riesgo cardiovascular alto, consecuencia directa de los hábitos alimenticios y del sedentarismo. Al desglosar las cifras se ve que este riesgo empieza a perfilarse desde niños y se acentúa en la edad adulta 15-24 años, el riesgo alto es de 3,5 % y de 15-44 años, éste sube a 8,6%.

Para frenar esos números, la Junaeb determinó que a partir de este viernes 11 de mayo, los estudiantes universitarios con la Beca de Alimentación (Baes) no podrán comprar más con ese beneficio hamburguesas, papas fritas o bebidas que hasta ahora adquirían en los locales de comida rápida adheridos.

A juicio de Marianela Araya, docente de Nutrición y Dietética de la U. San Sebastián, la noticia es una oportunidad para cambiar hábitos y auto cuidarse.

5 consejos para una buena alimentación

1.- Planificar el almuerzo del día siguiente para evitar estar sujeto a comprar algo rápido  que normalmente está relacionado con una preparación de alimentos altos en grasas y con poca fibra dietética. Idealmente dejar lista la colación el día anterior.

2.- Tomar siempre desayuno: Horas de ayuno prolongadas, es decir más de 10 horas desde la última comida, favorece el aumento de peso además de generar hormonas que se relacionan con el estrés metabólico. Es más adecuado tomar desayuno siempre en un plazo de una hora después de levantarse, además es más útil para procesar mejor la información que se aprende en clases.

3.- Al momento de decidir con qué tipo de alimentos hidratarse de preferencia elegir agua o cargar consigo mismo una botella que se pueda completar con agua a libre demanda, de esta forma se produce una mejor hidratación y, por ende, un correcto funcionamiento del organismo, tanto digestivo como del sistema nervioso.

4.- Comer cada 4 horas pequeñas colaciones, de preferencia elegir frutas (1 unidad), lácteos (1 yogurt o 1 cajita de leche individual), o frutos secos sin sal (1/2 puñado pequeño). De esta forma el cerebro siempre tendrá disponibilidad de glucosa para funcionar de forma adecuada.

5.- Dejar el consumo de alimentos altos en contenido de grasas saturadas, azúcares y sodio para máximo una vez por semana, ya que todos son promotores de exceso de peso.

“Es importante alimentarse bien cuando se estudia para mantener niveles de rendimientos adecuados y concentración óptima”, indicó la nutricionista.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here